Tag : expresiones-sexuales

post image

EXPRESIONES SEXUALES, SU ORIGEN

Hoy voy a contaros el origen de las EXPRESIONES SEXUALES más conocidas. Cuéntaselas a tus amigos, se quedarán pasmados, jeje.

 

 

PALABRA “FUCK”

Esta palabra inglesa proviene de la Edad Media, cuando la iglesia mandaba sobre todas las cosas.

“Follar”, tal y como lo conocemos hoy en día, no estaba destinado al placer, si no que, únicamente se utilizaba para procrear.

Cuando una pareja deseaba concebir un hijo, tenía que solicitárselo al rey, y éste, les daba el consentimiento, por lo que estas parejas, la noche en la que estaban “follando” ponían un letrero en la puerta que decía

 

“FORNICATION UNDER CONSENT OF THE KING” (fornicando bajo el consentimiento del rey)

 

Hay otra teoría/historia/leyenda que cuenta que proviene de “FORCED UNNATURAL CARNAL KNOWLEDGE” (conocimiento carnal degenerado y forzado), esto era lo que los convictos de violación debían llevar colgado para ser identificados fácilmente.

 

 

Y, ¿de dónde proviene la palabra “FOLLAR«?

 

Es una palabra de origen latín “follis” que significa “fuelle”, que de ahí deriva “follicare” (acto de soplar con el fuelle).

Esos jadeos que hacía el fuelle cuando soplaba derivaron en los jadeos que se hacen cuando uno “hace el amor”.

A principios del Siglo XX se empezó a utilizar para referirse a “echar una ventosidad”. Y a día de hoy, ha derivado en realizar el acto sexual.

 

 

PILLAR EN PELOTAS

Esta expresión no proviene de las “pelotas” de un tío, si no, del PELLOTE. Era una ropa interior que en la época medieval (Siglos XII y XIII) llevaban sus habitantes.

 

Estaba fabricado con piel y lo usaban para protegerse del frío. Era una especie de chaleco largo que podría llegar a la altura de las rodillas o por debajo de ellas.

Digamos que, por aquel entonces, pillar a alguien con este ropaje era algo vergonzoso e íntimo.

Con el paso de los siglos la sisa de este ropaje se fue exagerando.

 

 

 

 

ECHAR UN POLVO

Allá por el Siglo XVII la nobleza y burguesía, durante las reuniones, como no podían fumar en la sala, se retiraban a fumar a otro departamento.

Por aquel entonces, el tabaco no era tal y como lo conocemos hoy en día, si no, que era en polvo llamado rapé y se esnifaba.

Entonces, palabra “salir a fumar” derivó en “voy a echar un polvo”, excusándose y como coartada para tener relaciones con sus amantes o sus amadas en dichas reuniones.

 

 

 

PONER LOS CUERNOS

Esta expresión tiene varias procedencias, una griega, otra vikinga y otra española.

La griega nos dice que proviene del Mito del Minotaruo, que es una criatura que nace de infidelidad de Pasífae, que estaba casada con el rey Minos, y el rey de Creta.

 

La vikinga nos dice que proviene de las relaciones sexuales que tenían los jefes vikingos con cualquier dama de la tribu. En aquellos momentos, los jefes, tenían como un “derecho de pernada” sobre cualquier mujer. Cuando iban a realizar el acto sexual con alguna de ellas, ponían los cascos (con sus cuernos) colgados de la puerta para que nadie les importunara.

Lo malo, es que estas mujeres ya estaban casadas o ya tenían pretendiente, por lo que estaba cometiendo una infidelidad.

 

La española cuenta que la palabra “buey” se utilizaba para llamar tonto o poco viril a una persona. Cuando un hombre sufría una infidelidad se les empezaba a llamar así, estos apelativos se les imaginaba en su cabeza una cornamenta para calificarlo de tal modo.

 

 

LLEVAR AL HUERTO

Frase derivada del español. Proviene del libro “La Celestina” cuando Calisto conseguía el amor de Melibea, éste lo consiguió en un huerto.

 

 

 

 

 

ESTAR A DOS VELAS

Otra frase española. Esta frase proviene de cuando se terminaba la misa en la iglesia, se apagaban todas las velas dejando, únicamente, dos encendidas en el sagrario. Ello derivó en el significado de “austeridad en el sexo”.

 

 

 

SALIR DEL ARMARIO

Frase anglosajona relativamente nueva. Proviene del “to have a skeleton in the closet” (tener un esqueleto en el armario), que significa tener algo vergonzoso que no se puede contar.

Como la comunidad Gay ha estado tan oprimida, esta expresión fue cogida por ellos. Por lo que, cuando nos decimos que “ha salido del armario”, nos referimos a que se le ha quitado vergüenza por contarlo. (Y BIEN QUE HACEN)

 

 

 

HACERSE UNA PAJA

Hay muchas teorías sobre el origen de esta frase en el ámbito sexual.

Por un lado, tenemos esta expresión proveniente de que los hombres cuando se tenían ganas de masturbarse decían que “iba a buscar paja”.

Otra, nos cuenta que la acción de sacar la paja, que es separar la paja de la semilla, se inculcó a la masturbación porque cuando uno se masturba al expulsar el semen, está expulsando su semilla.

 

 

SER UNA MUJER DE BANDERA

Esta expresión es de origen musulmana, aunque ya en España, significaba “mujer excelente en su clase” o “mujer muy atractiva o impresionante”.

 

¿Cómo llegaron a esto? Pues antiguamente, los ejércitos eran seguidos por personas que intentaban lucrarse de las necesidades de los soldados, como los comerciantes, herreros, los engañabobos (tahúres) y las prostitutas (Sí, en todos lados cuecen habas).

En los ejércitos musulmanes existía la tradición de que las prostitutas, que tenían que tener un local para “sus labores”, instalasen en la puerta una bandera roja para saber donde se instalaban. Por lo que, así, empezaron a llamarlas “mujeres de bandera”.

Aunque hoy en día, no se refiera a “prostituta” sí que se refiere a una mujer con estilo, clase, guapa, sexy, fuerte, valiente y segura.

 

 

PONER MIRANDO A CUENCA

 

Esta expresión, de origen española, proviene de la época de Juana La Loca y Felipe El Hermoso.

Bien era sabido que Felipe era un mujeriego, por ello Juana enloqueció, porque no podía soportar las infidelidades de su esposo y porque su amor no era correspondido.

Felipe, como buen “Don Juan” tenía una barbaridad de amantes, muchas de ellas de pueblos cercanos a Don Diego. Éste ideó un magnífico plan aprovechando que Juana no tenía mucho amor por la ciencia, en la torre más alta del castillo instaló un observatorio astronómico, que con ayuda era capaz de localizar la dirección de las principales ciudades de su reino. Entonces, cuando Felipe quería tirarse a una amante, solamente le tenía que decir a su esposa que iba a subir a la dama al observatorio para ponerla mirando a Cuenca. Como esta frase era muy escuchada por su guardia, éstos, empezaron a utilizarla en los burdeles y se propagó como la espuma.

 

 

IR DE PICOS PARDOS

Aunque a día de hoy esta expresión signifique “irse de marcha”, tiene un origen más suculento.

Empezando por el S. XV… Por aquel entonces, las mujeres de la época solían vestir faldas cuadrangulares, con lo que al ponérselas, quedaban en faldas de 4 picos. Cuando una mujer estaba soltera, se anudaba uno de los picos para indicar que buscaba esposo y podía ser cortejada. Pero de donde realmente proviene la frase, es que las prostitutas de esa época también llevaban las faldas de 4 picos, ellas, sin embargo, para ser diferenciadas, esos picos se los recogían con un lazo de color pardo o se cosían un trozo de tela del mismo color.

Saltamos al S. XVII… También indican que es en esta época y no en siglos pasados donde la frase tiene su origen. Se decían que los estudiantes cuando salían de juerga solían acabar su fiesta con mujeres de vida alegre. Igualmente, a estas prostitutas se las identificaba por el trocito de tela de color pardo cosido en su falda.

Por último el S. XVIII… En el reinado de Carlos III se quería diferencias a las prostitutas del resto de mujeres de “buena honra” y se las obligó a utilizar algo que las diferenciara, que en este caso, era una mantilla con los picos acabados en color pardo.

 

 

 

BAJAR AL PILON

 

Aunque no he encontrado datos históricos sobre esta expresión. Si que podemos decir cómo se usa un “pilón”, bien, pilón es una pila de piedra que se construye en las fuentes para servir de abrevadero o lavadero. Cuando alguien quería beber de este pilón se tenía que agachar, postura que asimila a agacharse a realizar sexo oral.

Aunque muchos solo lo asocian al sexo masculino o femenino, por el mero hecho de agacharse a… podemos usarlo para ambos. Se podría decir que es más vinculante al sexo femenino por el mero hecho de que un coño es húmedo, mojado y del que emana “agua”, tiene un símil muy parecido a la definición de pilón. 

 

Si queréis saber más sobre como se debería bajar al pilón correctamente, os dejo los links a 2 post que he escrito. COMO COMER UN COÑO y COMO COMER UNA POLLA

 

Indicanos que te gusta y síguenos: